San Rafael Guizar y Valencia El Santo de los Pobres

De 1920 hasta 1930 la entonces Diócesis de Veracruz con sede en Xalapa, tuvo como Obispo a un pastor insigne. Los caminos que cruzó en vida como sacerdote y luego como obispo, le condujeron a mostrar una extraordinaria personalidad en no menos de cotidianas vivencias.
Como hacendado, clérigo, vendedor de baratijas, médico, músico, contador, periodista. Todo lo que fuera por “salvar almas para DIOS”. Se descubre a si mismo como misionero y aún en las adversidades porta el mensaje de Cristo, ardiente en su pecho, dando de sí hasta el descanso eterno. El pueblo de México encuentra en el Quinto Obispo de Veracruz un ejemplo de la caridad pastoral y un intercesor ante DIOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *